Oro: su papel en los mercados y en el sistema financiero

Muchas veces nos preguntamos por qué se invierte en oro y el porqué de su valor intrínseco, de su importancia en la economía mundial, de su relación directa con el dinero; el porqué del patrón oro, de su cotización diaria y del funcionamiento de ésta. Intentaremos resolver todas estas cuestiones.  |Click aquí para acceder a la cotización del oro en tiempo real|

El oro, ese noble metal tan codiciado desde los orígenes de las civilizaciones más antiguas.  Ningún otro metal que se encuentre en la naturaleza ha sido más ambicionado, deseado y buscado que el oro; su inconfundible y característico color amarillo áureo, su maleabilidad, su sencilla divisibilidad, su inalterabilidad, su difícil adulteración y falsificación, su relativa fácil extracción y, claro, su escasez (recordemos que el oro lo podemos encontrar en la naturaleza en una proporción del 0,0000005 % en peso) ha provocado que este metal tenga esa gran importancia para la humanidad, desde sus albores hasta el día de hoy. De ahí su valor intrínseco.  A pesar de que desde un principio se utilizaron infinidad de artículos o bienes como intercambio o como dinero, -especias, ganado, sal, etc.-, el que acabó consolidándose por encima de todos fue el oro; a pesar incluso de que en la acuñación fraccionaria de monedas, por excelencia y en el mayor de los casos, se ha utilizado la plata, su verdadero valor lo regulaba el oro. Incluso ahora, en la actualidad, al petróleo se le conoce como “oro negro”, dando más relevancia al valor del propio oro que al del petróleo, aun siendo éste un bien necesario para el funcionamiento de nuestra sociedad.

Antes de seguir, añadiremos para los puristas algunos datos técnicos del oro.  Su símbolo químico es Au, que proviene del latín “aurum”(su etimología latina proviene del verbo orar “oris”).  Su número atómico es el 79; su serie química se encuentra en los metales de transición; su grupo en la tabla periódica es el 11; su periodo es el 6, bloque d; su densidad es de 19.300 kg/m³; su dureza en la escala de Mohs es del 2´5, apariencia amarillo metálico; su unidad de masa atómica es de 196´96655 u; su estructura es cúbica centrada en las caras; su punto de fusión es 1064´33 ºC; su punto de ebullición es 2856º C; no reacciona con la mayoría de los productos químicos, pero es sensible al cloro y a el agua regia.

 

Por qué se invierte en oro

Existen infinidad de razones, pero la mayor de todas, en este momento, es que el oro es el único valor “monetario” que se encuentra libre del control gubernamental de cualquier país.  No depende de ninguna economía, por lo que queda exento del control político del mismo; de aquí, también, su valor intrínseco.

En tiempos de crisis, es un valor refugio seguro, mientras otras transacciones bursátiles navegan en la indecisión.  El oro siempre ha demostrado ser una buena opción tanto en la inestabilidad, como en la estabilidad de cualquier economía.  Su firmeza financiera la garantizan los últimos 5.500 años.

Otra razón es el crecimiento de la población mundial, que crece a un ritmo de unos 100 millones de habitantes por año, mientras que el recurso natural del oro cada vez escasea más, por lo que es inevitable el continuo incremento del coste del mismo.  Por la misma razón, sabemos que la extracción total de oro hasta la actualidad no supera las 160.000 toneladas, y los geólogos y científicos nos explican que en la tierra sólo quedan por extraer unas 70.000 ó 80.000 toneladas. Entonces, es fácil llegar a la conclusión de que el coste y el precio del oro seguirá escalando posiciones cada vez más altas.

Otra razón es la reciprocidad y correspondencia existente entre el oro y el petróleo, o entre el precio de los mismos, para ser más exactos.  Naturalmente, el precio del petróleo continuará al alza, entre otras cuestiones, por la necesidad del mismo y por la demanda y consumo cada vez mayor de países en plena expansión económica, como China e India.  Eso sin tener en cuenta las zonas petrolíferas que se encuentran en situación de conflicto o de inestabilidad gubernamental.  Es más, en países como China, ha cambiado la legislación existente sobre la inversión en oro, permitiéndose por primera vez a los inversores privados adquirirlo.  Tenemos que recordar que China es poseedora de las tasas de ahorro más altas del mundo. Mientras, India es el país que más oro consume de todo el planeta, y probablemente, supere demográficamente a China en poco tiempo.

También interviene la razón de que el oro es una inversión con una de las mayores tasas de liquidez posible, ya que, además de ser un activo, tiene valor como moneda de cambio, por lo que, comparado con diferentes inversiones de cualquier tipo, el oro puede convertirse inmediatamente en moneda sin tener sufrir ningún tipo de penalización, ni de demora alguna, a diferencia de otros tipos de inversión. Esto, claro está, no ha pasado por alto a los grandes inversores, los cuales han pasado a comprar grandes cantidades, con lo que han colaborado al incremento de su precio, pero también a obtener mayor provecho y rendimiento de su inversión.

Para hacernos una idea del aumento del precio del oro y del beneficio de su inversión, podemos situarnos entre los años 1933 y 1980.  Entre 1933 y 1966, el precio internacional fue de 35 dólares la Onza Troy (medida de peso inglesa que se emplea para la cotización de metales preciosos y que equivale a 31,1034768 gramos de oro de 24 quilates.  Para obtener la cotización del oro por kilogramos, se debe dividir el valor de la Onza Troy por 31,1034768 y el resultado de la división se tiene que multiplicar por 1.000, obteniéndose de ese modo su valor en dólares).  Ese precio permaneció inalterable a lo largo de todo ese tiempo, debido al suministro continuo al mercado internacional bajo las pautas del F. M. I., pero el 15 de agosto de 1971, el presidente norteamericano R. Nixon decretó la no conversión del dólar/oro (patrón cambio oro); el precio de la Onza Troy en el mercado libre se situó rápidamente por encima de los 60 dólares; en el año 1973, ya superaba los 100 dólares, subiendo al doble -200 dólares- en el año 1974 y, ya en 1980, la Onza Troy alcanzaba los 850 dólares. En la actualidad, la Onza Troy ha roto en varias ocasiones la barrera de los 1.000 dólares.

 

Patrón oro

El patrón oro era la garantía de que un billete determinaba su valor en oro, pero se dejó de usar durante de la 1ª Guerra Mundial, ya que muchos países que participaron en ella se vieron obligados a emitir más billetes, en cantidad superior a la capacidad de garantizar los mismos con sus reservas de oro.

Se volvió a establecer otro patrón oro después de la 2ª Guerra Mundial.  A éste se le llamó patrón cambio oro, y fue estable hasta el 15 de agosto de 1971.  La diferencia entre patrón oro y patrón cambio oro reside en que este último fijaba el valor de una divisa en una determinada cantidad de oro, con lo que garantizaba que el emisor del billete podía cambiar en cualquier momento el valor del mismo en oro a su portador. Las divisas por excelencia que garantizaban el patrón cambio oro eran el dólar y la libra esterlina. Suiza fue el último país del mundo en abandonar este patrón, en el año 1998.

 

Relación directa entre el oro y el dinero

El ser humano ha necesitado, desde tiempos inmemoriales, intercambiar los bienes obtenido. Surgió, así, el trueque.  Por ejemplo, un pescador podría cambiar unos pescados por una manta de piel; pero surge el problema y la dificultad cuando necesita otro tipo de bienes, como un cuchillo de bronce.  Hay que imaginar lo difícil de la tarea de intercambiar pescados por una manta y, luego, encontrar a alguien que le cambie la manta por el deseado y necesitado cuchillo de bronce.  La solución era encontrar un bien que fuera fácilmente intercambiable, que no supusiera ningún problema de intercambio y, además, de fácil transporte.  Aquí, entra en juego el oro, que empieza a ser deseado y codiciado, no por su utilidad, si no por su liquidez de mercado.  Podemos hacernos una idea rápida y sencilla: ¿quién no ha visto una película que se desarrolle en la cárcel?  Bien, vemos que tanto seas fumador o no, los cigarrillos son atesorados y utilizados para intercambiar por otros bienes; tener cigarrillos, en la cárcel, significa tener liquidez y conseguir el bien que deseas.

Realmente, el privilegio del oro como moneda de cambio estriba en que es la única mercancía que se encuentra excluida como una mercancía en forma de mercancía equivalente general para la transacción de cualquier otro tipo de mercancía.  Me explico: cualquier tipo de mercancía, producto, objeto, etc., puede ser representada en forma de un equivalente general; en cambio, esta mercancía se encuentra en esta forma porque el resto de las mercancías, productos, objetos, etc., expresan su valor en ella.  De ahí que el oro este excluido de la forma equivalente general para convertirse en mercancía/dinero o moneda de cambio.  El oro es la única mercancía que, aparte de mercancía en sí, puede representar la forma de mercancía/dinero o moneda de cambio.

Unos ejemplos prácticos nos aclaran las ideas.  Supongamos que 1 kg. de sal equivale a 5 gramos de oro, y que 5 kg. de patatas equivalen a 5 gramos de oro.  Y ahora imaginemos que 1 euro es el valor monetario equivalente a 5 gramos de oro, por lo que con 1 euro podremos comprar o 1 kg. sal o 5 kg. Patatas.  Lo que ocurre a partir de aquí es que los 5 gramos de oro han sido sustituidos por una moneda de metal no precioso o no noble, en la que veremos grabado o acuñado el valor “1 euro”, por lo que el dinero pasa a ser representado por un signo.  Entonces es cuando surge la forma del precio, pero no olvidemos que su verdadero valor reside en que representa al equivalente de 5 gramos de oro.

Como curiosidad, nuestra ya desaparecida peseta, cuando nació oficialmente, en el año 1868, equivalía a 0´32 gramos de oro. Entonces, teniendo en cuenta la cotización del oro a finales del año 1998, que era de 1.450 pesetas el gramo, 1 peseta de 1868 equivaldría a 472 pesetas de 1998, o también a 2´84 de los actuales euros.

 

Importancia del oro en la economía mundial

Como hemos visto anteriormente, el oro es el valor refugio más importante en épocas de crisis o inflación.  Remitiéndonos al ejemplo de los años 70, en plena crisis norteamericana y mundial, el precio del oro pasó de 35 dólares la Onza a 850 dólares, debido al temor del decrecimiento del valor de la moneda (papel moneda) por el efecto de la crisis.  Cuando el presidente Nixon abandonó la paridad dólar/oro y anunció que no se entregaría más oro a cambio de dinero, el valor del oro aumentó hasta el 350%.  Desde entonces, el valor del oro ha aumentado hasta el 500%, lo que nos lleva a concluir que el oro es el valor más estable y apto para ser dinero.  Por otro lado, también vemos a través de las crisis que han sufrido las diferentes economías del mundo que lo que realmente es inestable es el papel/moneda.

Si el papel/moneda no es avalado por legislaciones o leyes de curso obligado y, si por cualquier motivo, el estado se encuentra limitado en sus poderes, el oro pasa a ser reconocido oficialmente como dinero; si el estado goza de todos sus poderes y puede acuñar papel/moneda asignándole un valor monetario, entonces, el oro pasa de moneda de cambio o dinero oficial a ser valor refugio, mientras el papel/moneda sufre depreciación frente a otros papel/moneda de otros estados.  Vemos que, de la manera que sea, el oro no pierde ni modifica sus propiedades, y que permanece inmune a crisis, depreciaciones y devaluaciones monetarias.  De ahí que cualquier estado base su estructura económica a partir de las reservas de oro del mismo y de ahí que una de las funciones principales del oro, aparte de la joyería, sea su atesoramiento; ninguna otra mercancía o producto podría ser equivalente al oro y esto, precisamente, es lo que hace al oro ser distinto a cualquier tipo de bienes.
 

La conclusión es obvia: el oro es la moneda no utilizada, pero reconocida y completamente válida por todos los estados y países del mundo.  A medio y largo plazo, el incremento del precio del oro genera la confianza en el sistema económico y en la política financiera de un estado, y claro, en el banco central del estado o país.  Siempre que el mercado financiero se encuentre en una época dudosa o los inversores pierdan confianza y prevean dificultades en lo económico, acudirán, raudos, al oro.  Incluso los nuevos índices de referencia generados, especialmente en los nuevos mercados bursátiles, tienden a establecer su valor con el índice del oro.

Resumiendo: el oro, además, de ser una materia prima es un activo monetario como ningún otro.

 

Cotización del oro

La cotización del oro se rige por las reglas de mercado y depende de la oferta y la demanda del mismo. La medida de peso por referencia es la Onza Troy, que es la doceava parte de una Libra Troy. La cotización de la Onza Troy siempre viene reflejada en dólares USA. Y siempre, siempre, se refiere a oro de 24 quilates, u oro fino, u oro puro, que es lo mismo. Su abreviatura es Oz. Tr. (oz. tr.).

1 Onza Troy = 31,1034768 gramos

La cotización del oro varía durante el día; no hay una cotización fija, sigue las leyes de la bolsa para transacciones bursátiles, compra, venta e inversión, por lo que se tiene que seguir la cotización durante toda la jornada. No hay que descartar posibles variaciones sustanciosas en horas e incluso de un mercado a otro: New York, Londres, Hong Kong, etc.

Otro factor importante para la cotización de la Onza Troy es el dólar, por lo que también es necesario considerar el cambio dólar/euro, en nuestro caso, o en la moneda a la que se quiera convertir.

 

Cálculo y conversión de la cotización del oro

Convertir Onza Troy a gramos

Tenemos que dividir el valor de la Onza Troy en dólares por 31,1034768

Por ejemplo: si la Onza Troy cotiza a 850 $, entonces:

850 / 31,1034768 = 27,3282 dólar/gramo

Convertir dólar/gramo a euro/gramo

Tenemos que dividir el resultado anterior por el cambio actual del dólar/euro

Por ejemplo: si el cambio dólar/euro cotiza a 1,50$ = 1 euro, entonces:

27,3282 / 1,50 = 18,2188 euro/gramo

Os dejamos unas tablas de acceso rápido, aunque en breve podréis ahorraros estas operaciones con nuestra calculadora, de próxima implementación.

Facilitaremos, adicionalmente, la cotización diaria del oro al momento y el cambio dólar/euro, además de diversas estadísticas relacionadas con estos datos.

Tabla de conversión de Onza Troy a gramos

Onza Troy

Gramos

1

31,1034768

2

62,2069536

3

93,3104304

4

124,4139072

5

155,517384

6

186,6208608

7

217,7243376

8

248,8278144

9

279,9312912

10

311,034768

15

466,552152

20

622,069536

25

777,58692

30

933,104304

35

1088,621688

40

1244,139072

45

1399,656456

50

1555,17384

60

1866,208608

70

2177,243376

80

2488,278144

90

2799,312912

100

3110,34768

150

4665,52152

200

6220,69536

250

7775,8692

500

15551,7384

1000

31103,4768

 

Tabla de conversión de gramos a Onza Troy

Gramos

Onza Troy

1

0,032150746568628

2

0,064301493137256

3

0,0964522397058839

4

0,128602986274512

5

0,16075373284314

6

0,192904479411768

7

0,225055225980396

8

0,257205972549024

9

0,289356719117652

10

0,32150746568628

15

0,48226119852942

20

0,64301493137256

25

0,803768664215699

30

0,964522397058839

35

1,12527612990198

40

1,28602986274512

45

1,44678359558826

50

1,6075373284314

60

1,92904479411768

70

2,25055225980396

80

2,57205972549024

90

2,89356719117652

100

3,2150746568628

150

4,8226119852942

200

6,4301493137256

250

8,037686642157

500

16,075373284314

1000

32,150746568628

¿Te gusta joyaestilo?  Recomiéndanos